viernes, 15 de enero de 2010

Casamiento en colores


Durante décadas el color de las novias ha sido el  blanco. Para muchas aún lo es, incluso para mí. El blanco tiene algo inexplicable, algo de magia y encanto que da al vestido ese estilo que muchas buscamos en una novia. Pero, como todo ha ido cambiando, a lo largo de estos últimos años, muchas mujeres han decidido adoptar otros colores no sólo en su vestimenta, sino también en accesorios y ambientaciones. El resultado puede ser novedoso, bello y elegante a la vez, o burdo y tosco, sino sabe llevarse, o si se está a disgusto con la elección. Por eso es muy importante  tomarse el tiempo necesario para pensar en ello.

La clave está en que el color que elijamos coincida con nuestra personalidad, nuestro espíritu. Algo de ese color nos pertenece, y así lo mostramos, con naturalidad. El objetivo es lograr un estilo original y único que se destaque por la estética combinación de colores.
El ambiente creado debe ser el resultado de la armonía obtenida entre la ropa, los accesorios y la ambientación del lugar. El color no debe invadir la escena, opacando a los novios. Es importante también que los invitados se sientan cómodos y relajados así la fiesta resultará como esperamos. Si bien es imposible que todos coincidan con nuestros gustos, al menos, no deben sentirse intimidados por el escenario elegido por los novios. Esto último es fundamental. Ambos deben coincidir en la elección del color. Se pueden hacer concesiones, arreglos y conversar lo suficiente antes de llegar a tomar una decisión apresurada, que deje a alguno de los dos afuera de la elección, y obligado a aceptar el gusto del otro.

Ahora bien, si nos gusta mucho el color azul por ejemplo, sería de mucha ayuda poder observar previamente, cómo se vería este color en escena. Puede ser la vedette de la fiesta, o simplemente un complemento, que por su repetición en los diferentes temas del casamiento, logra dar la certeza de que ese es el color elegido, pero con sutileza y discreción, sin ahogar el ambiente.


Si no te decidís por un color en particular, lo mejor es que empieces a pensar qué emociones querés despertar en tu casamiento. Cómo te sentís interiormente, qué imagen querés mostrar ese día. Romántica? Enérgica? Sensual? Divertida? Orgullosa? Cada color despierta una emoción. El blanco, el rosa, el celeste y el lila son los colores más románticos, el naranja da sensación de energía, igual que el amarillo, pero a su vez son colores divertidos, igual que el verde. El dorado y plateado dan sensación de orgullo y glamour. El rojo despierta pasión y sensualidad. El azul y el violeta son colores que evocan sensaciones mágicas y misteriosas. Cada pareja es única y así será seguramente su elección con respecto a los colores de su boda.

En las siguientes entradas, trataré de facilitarte ese acercamiento a las distintas alternativas de color, para que veas sus posibilidades y compruebes si tu color favorito, se verá efectivamente como lo planeaste.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por visitar esta entrada!
Podés dejar tu comentario acá debajo :)

Related Posts with Thumbnails
 
...Cabeza de novia. Design by Exotic Mommie. Illustraion By DaPino